Vendimia 2015

Publicado por: Merkatu Interactiva En: Ultimas Noticias En: Comentario: 0 Visto: 200

El año 2015, sin duda será recordado por la precocidad de la vendimia en nuestra comarca. Las altas temperaturas de los meses de junio y julio han propiciado un adelanto excepcional en el ciclo del viñedo, provocando un adelanto cercano a los 12 días, sobre un año medio en nuestra tierra, y garantizando una sanidad del viñedo verdaderamente excepcional.

Comenzamos con la vendimia el día 16 de septiembre recogiendo la viura y malvasía para elaborar nuestro vino blanco, con unos parámetros de maduración que la colocaban como idónea y equilibrada. Así continuamos los dos días siguientes con la recolección de la uva garnacha de las parcelas de “Carrera” y “Los Caños” y algunas parcelas de tempranillo para elaborar el Rosé. Para ello se realizaron unos prensados rápidos para evitar una excesiva maceración de las uvas de tempranillo y lograr la tonalidad deseada. Y ya a partir del día 22 empezamos con las uvas de tempranillo de los viñedos más jóvenes y de las zonas más adelantadas para elaborar el vino joven. Los días posteriores continuamos con las uvas para crianzas y vinos singulares y con los trabajos de selección.

Estos últimos días de septiembre estuvieron marcados por unas temperaturas suaves durante el día y frescas por la noche. Esto ha propiciado que apenas haya habido rocíos a las mañanas, lo cual ha facilitado y mejorado el trabajo de recogida de la uva en horas tempranas y con temperaturas frías.

Nos hemos encontrado ante una vendimia donde la clasificación de los viñedos por los distintos parajes donde están situados ha sido crucial para poder iniciar la recolección en su momento óptimo. La posterior selección en bodega ha sido muy intensa ya que la climatología provocó que algunas de las parcelas más orientales sufrieran una tormenta de granizo los primeros días del mes de septiembre. Éstas fueron afectadas ligeramente por la piedra, pero la gestión del viñedo posterior facilitó el desecamiento de los granos afectados, apenas influyendo en la calidad de vendimia de dichas parcelas,  gracias también al trabajo de deshoje y vendimia en verde realizado anteriormente.

Las primeras analíticas que vamos realizando, nos indican que en blancos vamos a conseguir unos vinos con un carácter muy frutal, con un grado de alcohol muy similar al pasado año y una acidez equilibrada. 

En los tintos estamos logrando muy buena integración de fruta y estructura en la boca, aromas frescos y a frutas más maduras, con una graduación alcohólica ligeramente superior a años pasados y con una buena intensidad de color (aunque creemos que será inferior a los pasados años ya que aún debemos esperar a que terminen las fermentaciones y ver como se estabilizan naturalmente los taninos y antocianos).

Ya en unos días los primeros vinos pasarán a las barricas a desarrollar la fermentación maloláctica y su posterior crianza. Podemos estar satisfechos de como van evolucionando las fermentaciones y del resultado de las analíticas de los vinos, mejorando las expectativas que previamente teníamos, teniendo en cuenta  que el año ha sido tremendamente extraño por el importante adelanto de la vendimia que hemos padecido.

Aun así, todavía es pronto para realizar una valoración completa de la calidad de los vinos y debemos esperar a que terminen por completo las fermentaciones para poder tener una opinión más contrastada y certera.

El año 2015, sin duda será recordado por la precocidad de la vendimia en nuestra comarca. Las altas temperaturas de los meses de junio y julio han propiciado un adelanto excepcional en el ciclo del viñedo, provocando un adelanto cercano a los 12 días, sobre un año medio en nuestra tierra, y garantizando una sanidad del viñedo verdaderamente excepcional.

Comenzamos con la vendimia el día 16 de septiembre recogiendo la viura y malvasía para elaborar nuestro vino blanco, con unos parámetros de maduración que la colocaban como idónea y equilibrada. Así continuamos los dos días siguientes con la recolección de la uva garnacha de las parcelas de “Carrera” y “Los Caños” y algunas parcelas de tempranillo para elaborar el Rosé. Para ello se realizaron unos prensados rápidos para evitar una excesiva maceración de las uvas de tempranillo y lograr la tonalidad deseada. Y ya a partir del día 22 empezamos con las uvas de tempranillo de los viñedos más jóvenes y de las zonas más adelantadas para elaborar el vino joven. Los días posteriores continuamos con las uvas para crianzas y vinos singulares y con los trabajos de selección.

Estos últimos días de septiembre estuvieron marcados por unas temperaturas suaves durante el día y frescas por la noche. Esto ha propiciado que apenas haya habido rocíos a las mañanas, lo cual ha facilitado y mejorado el trabajo de recogida de la uva en horas tempranas y con temperaturas frías.

Nos hemos encontrado ante una vendimia donde la clasificación de los viñedos por los distintos parajes donde están situados ha sido crucial para poder iniciar la recolección en su momento óptimo. La posterior selección en bodega ha sido muy intensa ya que la climatología provocó que algunas de las parcelas más orientales sufrieran una tormenta de granizo los primeros días del mes de septiembre. Éstas fueron afectadas ligeramente por la piedra, pero la gestión del viñedo posterior facilitó el desecamiento de los granos afectados, apenas influyendo en la calidad de vendimia de dichas parcelas,  gracias también al trabajo de deshoje y vendimia en verde realizado anteriormente.

Las primeras analíticas que vamos realizando, nos indican que en blancos vamos a conseguir unos vinos con un carácter muy frutal, con un grado de alcohol muy similar al pasado año y una acidez equilibrada. 

En los tintos estamos logrando muy buena integración de fruta y estructura en la boca, aromas frescos y a frutas más maduras, con una graduación alcohólica ligeramente superior a años pasados y con una buena intensidad de color (aunque creemos que será inferior a los pasados años ya que aún debemos esperar a que terminen las fermentaciones y ver como se estabilizan naturalmente los taninos y antocianos).

Ya en unos días los primeros vinos pasarán a las barricas a desarrollar la fermentación maloláctica y su posterior crianza. Podemos estar satisfechos de como van evolucionando las fermentaciones y del resultado de las analíticas de los vinos, mejorando las expectativas que previamente teníamos, teniendo en cuenta  que el año ha sido tremendamente extraño por el importante adelanto de la vendimia que hemos padecido.

Aun así, todavía es pronto para realizar una valoración completa de la calidad de los vinos y debemos esperar a que terminen por completo las fermentaciones para poder tener una opinión más contrastada y certera.

Comentarios

Deja tu comentario