PISTAS DE ELABORACIÓN: Embotellado para vinos de guarda

Publicado por: Merkatu Interactiva En: Ultimas Noticias En: Comentario: 0 Visto: 242

Entre mayo y julio llega el momento donde coinciden dos momentos de trabajo intenso. Por una parte, en el viñedo, es tiempo de los distintos trabajos de poda en verde (espergura y desniete). Mientras, en bodega, es el de los embotellados de los vinos de guarda. Es a estos trabajos de bodega a los que nos referiremos en esta ocasión. 

Una vez que los vinos elaborados en la vendimia de dos años atrás han concluido su periodo de crianza dentro de las barricas es el momento de realizar los coupages. Aquí se decidirán las características de nuestros vinos, jugando con los distintos lotes en función de las diversas tonelerías donde se ha producido su crianza, ya que cada barrica o tonelería aporta sus cualidades propias (tipo de grano, tiempo de uso, nivel de tostado, tipo de bosque, etc.). 

Cuando ya tenemos realizada la clasificación de las distintas partidas de vinos, es el momento de proceder con la clarificación de aquellos que la necesiten para conseguir un mejor afinamiento de la materia colorante. Y ya de forma seguida proceder con el embotellado. Para ello, intentamos que coincida con luna menguante, de forma que el vino se mantenga mucho más entero y con una menor perdida de sus cualidades.

Ya posteriormente, a descansar, a dormir en el botellero durante meses hasta que se etiquete y salga al mercado para seguir compartiendo con todos vosotros momentos de disfrute y amistad.

Entre mayo y julio llega el momento donde coinciden dos momentos de trabajo intenso. Por una parte, en el viñedo, es tiempo de los distintos trabajos de poda en verde (espergura y desniete). Mientras, en bodega, es el de los embotellados de los vinos de guarda. Es a estos trabajos de bodega a los que nos referiremos en esta ocasión. 


Una vez que los vinos elaborados en la vendimia de dos años atrás han concluido su periodo de crianza dentro de las barricas es el momento de realizar los coupages. Aquí se decidirán las características de nuestros vinos, jugando con los distintos lotes en función de las diversas tonelerías donde se ha producido su crianza, ya que cada barrica o tonelería aporta sus cualidades propias (tipo de grano, tiempo de uso, nivel de tostado, tipo de bosque, etc.). 


Cuando ya tenemos realizada la clasificación de las distintas partidas de vinos, es el momento de proceder con la clarificación de aquellos que la necesiten para conseguir un mejor afinamiento de la materia colorante. Y ya de forma seguida proceder con el embotellado. Para ello, intentamos que coincida con luna menguante, de forma que el vino se mantenga mucho más entero y con una menor perdida de sus cualidades.


Ya posteriormente, a descansar, a dormir en el botellero durante meses hasta que se etiquete y salga al mercado para seguir compartiendo con todos vosotros momentos de disfrute y amistad.

Comentarios

Deja tu comentario